Introducción al juego de Caribbean Stud Poker

Caribbean Stud Poker es un juego de mesa de casino que se basa en el juego de poker de cinco cartas en el que el jugador tiene que ganar al crupier, a la banca. Por lo tanto, en el Caribbean Stud Poker el jugador no tiene por rival otro jugador, sino a la banca. Las cinco cartas del jugador contra las cinco cartas de la banca. Eso es todo.

La mayor parte de los juegos de mesa que van apareciendo tienen una vida temporal bastante corta, llegando a no ser recordados una vez que desaparecen. Pero este hecho no ha afectado al Caribbean Stud Poker, que más bien al contrario, no ha hecho más que crecer en popularidad. La consistencia del juego es sencilla de comprender, otorga grandes premios y encima está basado en el juego por excelencia de los casinos, el poker. ¿Qué más ingredientes podría tener para ser un éxito rotundo? Pues además de esto, el juego de mesa Caribbean Stud Poker da la posibilidad al jugador de apostar para ganar el bote progresivo.

No se sabe a ciencia cierta cuándo apareció este juego, lo cual no es lo común entre los juegos que son relativamente recientes. Lo que sí sabemos es que, como su nombre indica, comenzó a jugarse en las islas del Caribe entre los lugareños y los visitantes que llegaban a las islas de turismo. Este hecho hizo que los norteamericanos importaran, después de sus viajes de vacaciones, el juego del Caribbean Stud Poker a todos los casinos de los Estados Unidos. Desde ahí, la exportación al resto de casinos del mundo ha sido una realidad acompañada de una gran aceptación por parte de los jugadores, lo cual no nos extraña, ya que con una simple ojeada en cualquier casino veremos que su presencia es el denominador común, teniendo siempre jugadores a su alrededor dispuestos a probar suerte.