Estrategia del Casino Hold'em Poker

Casino Hold’em Poker, que también es denominado Casino Hold’em, es uno de los muchos juegos de mesa existentes para casino en que se juega contra la banca, el cual se basa en el tradicional juego de poker Texas Hold’em, aunque guarda relación por su sistema de apuestas con el también juego de mesa, Caribbean Stud Poker.

Desafortunadamente, y aunque expertos jugadores de los distintos juegos de casino lo han estudiado, no hay una forma exacta de elaborar una estrategia para seguir un juego óptimo para este juego, Casino Hold’em Poker. Algunos jugadores experimentados nos recomiendan que continuemos en el juego en el 82% de las ocasiones siguiendo apostando en el casillero de “call”, lo que nos deja sólo con un 18% de veces en la que será mejor que nos retiremos y abandonemos el juego que seguir apostando y perder más dinero. Este consejo se puede seguir cuando, una vez repartidas las dos cartas propias al jugador y las tres primeras cartas comunes en el centro de la mesa (flop) nuestras cartas no guardan relación entre ellas y además son más bajas en su valor que las tres cartas que han conformado el flop en el centro de la mesa, lo que significará, con un simple vistazo a las cinco cartas, que no tenemos ninguna oportunidad para conseguir una escalera o color.

Que no exista una estrategia correcta para hacer que nuestro juego sea óptimo es consecuencia de que el Casino Hold’em Poker no sea un juego convencional de poker, ya que no se juega contra otros jugadores y el tratar de ir de farol no sirve de nada, ya que el dealer no se retirará debido a que es obligatorio que muestre sus cartas finales si decidimos jugar. En el Casino Hold’em Poker el jugador sólo puede decidir si juega o no juega. No hay descarte de cartas, por lo que su única estrategia consistirá en decidir si, una vez recibidas las cartas y comparadas con las cartas del flop, decide continuar jugando y apostar en el “call” o no. Es aquí donde al final jugará la suerte el papel principal y sólo nos podremos guiar por intuición, por lo que, a no ser que las dos primeras cartas que recibamos, como hemos dicho, sean muy malas, es recomendable seguir jugando a retirarse.