Los mitos que giran en torno a las máquinas tragaperras

Es una realidad que las máquinas tragaperras es uno de los juegos mas populares de casino. Probar suerte a las tragaperras es en muchas ocasiones por simple diversión debido a que no se necesita ninguna habilidad especial para poder participar en este juego. Pero algunos han olvidado que se trata de eso: de un juego de azar. Algunos jugadores a veces se dejan llevar por la emoción del momento, dejando de lado la idea principal de que alrededor de las tragaperras el elemento principal sigue siendo la suerte surgiendo asi numerosos mitos en torno a ellas. Pasamos a analizar a continuación los mitos más populares que giran en torno a las máquinas tragaperras.

La idea de que las tragaperras denominadas loose machines, aquellas máquinas que están programadas para dar muchos premios hasta el punto de no ser rentables para el casino para atraer a más jugadores, se encuentran localizadas al final de los casinos es uno de los grandes mitos. De ser así todas ellas estarían dispuestas unas junto a las otras, lo cual echaría por tierra la idea misma de loose machines, cuyo objetivo es que estén dispersas entre el resto de máquinas para fomentar la participación entre el resto de jugadores alrededor de dichas máquinas.

Otro de los mitos mas famosos es aquel que se refiere a si la máquina tragaperras está fría o caliente. Todas las máquinas a día de hoy están programadas con el retorno de la recaudación en forma de premios, por lo que nuestra percepción sobre lo fría o caliente que esté la misma no tiene nada que ver con las probabilidades de ganar o perder. Lo que haya ocurrido en un pasado cercano en relación a la máquina no determina lo que vaya a ocurrir en las siguientes partidas.

Un mito que gira en torno a los empleados de los casinos es que ellos saben perfectamente cuáles son las loose machines y qué porcentaje tienen programado el resto de máquinas tragaperras. Es totalmente incierto que esto sea así, puesto que los mismos empleados podrían de esta manera compartir esta información con familiares o amigos. La información sobre los porcentajes normalmente sólo la tienen los dueños de los casinos para que no se produzca ningún tipo de fraude.

De entre los mitos más graciosos y descerebrados encontramos aquel que dice que dependiendo de la temperatura de la moneda que nos da la máquina, la máquina estará más caliente o fría y, por tanto, más dispuesta a hacernos ganadores o no.

Hay otros que dicen que poner en funcionamiento el juego bajando la palanca o dando al botón implica ya generar mayor o menor porcentaje de ganancias. También existe esta afirmación en relación a insertar más o menos monedas y poner en juego mayor o menor número de créditos. Nos encontramos ante otro mito relacionado con las máquinas tragaperras. Nada de esto determina que podamos ganar más o menos veces.

Por último, señalar que con el factor del tiempo también se han desarrollado mitos de tragaperras. Pongámonos en situación: hemos estado jugando en una máquina los últimos minutos y decidimos abandonarla porque no conseguimos ganar. Justo cuando nos vamos alguien se sienta y consigue ganar el bote de la máquina. Este es el ejemplo básico que la gente que cree en el mito del tiempo alega cada vez que esta situación se produce.

En conclusión, las máquinas tragaperras son meros juegos de azar en los que decidimos participar, y, como tal, debemos ser conscientes siempre de a lo que nos enfrentamos: la posibilidad de ganar y la posibilidad de perder.