Orígen y evolución del Vídeo Poker

En la década de los setenta del siglo pasado encontramos el orígen de las máquinas de vídeo poker , las cuales estaban empezando a salir de las fábricas de Las Vegas, donde aún se seguía experimentando con los mecanismos que iban a incorporar. A finales de dicha década las máquinas de vídeo poker comenzaron a irrumpir en escena, llegando a los casinos y salas de juego de todo el mundo para ya en la década de los ochenta hacer que su popularidad fuera muy grande estando sometidas a continua evolución.

Las máquinas de vídeo poker están en un tercer puesto en cuanto a popularidad, no obstante, cada vez se acercan más al segundo puesto de popularidad en juegos, ocupado de momento por el blackjack, siendo, como es obvio y ya podíamos deducir, el primer puesto para las máquinas tragaperras. Pero si hay algo que tenemos que tener en cuenta es que cuanto más se dan a conocer las máquinas de vídeo poker, más crece su popularidad, por lo que no nos sorprendería que en unos años hubiera superado al blackjack y se afianzara en el segundo puesto. Prueba de ello es que su presencia en los casinos no hace más que crecer. Hace unos años sólo encontrábamos algunas máquinas, pero en la actualidad su presencia es más que evidente.

Este cambio ha sido producto de hace un par de años. A la gente que termina por probar las máquinas de vídeo poker les gusta la experiencia y declaran que repetirán, que el sentimiento de tener algo de control con el juego a través de la toma de decisión hace que se sientan importantes.

Casi todas las máquinas de vídeo poker se basan en el juego de las cinco cartas, con dos manos, la inicial y la final, para descartar las cartas iniciales que deseemos de cara a luchar por una combinación ganadora, lo cual hace que sea interesante, ya que en el poker convencional no es un tipo de juego que predomine, siendo el Texas Hold‘em el juego más común.

También hay que destacar que, además del poder de decisión del jugador a lo largo de la partida, otro de los atractivos principales, sobre todo para aquellos jugadores más tímidos, es el jugar contra una máquina en lugar de contra una persona real, de carne y hueso. A algunos puede parecernos un detalle sin importancia si estamos acostumbrados a jugar al poker convencional, pero para algunos jugadores a los que les gusta el poker pero el aspecto psicológico de jugar contra un rival les afecta las máquinas de vídeo poker son, sin duda, un motivo por el cual dar las gracias a las empresas fabricantes.

En las partidas de poker convencional, además de conocer las reglas de juego, es muy importante conocer tu sistema de juego y tratar de descubrir cuál es el que tiene tu oponente. Con las máquinas de vídeo poker esto no ocurre, lo único que tienes que conocer son las cartas y la forma en que se desarrolla el juego. Las estrategias para jugar al videpoker son muy diferentes a las estrategias del poker contra otros jugadores, en el videopoker no hay que engañar al rival.