El Juego de la Ruleta dentro del mundo de los casinos

Cuando un jugador se adentra en un casino descubre un mundo desconocido para muchos, el mundo del juego y las apuestas. En el momento que un jugador llega a una mesa de ruleta por primera vez ha de observar en primera instancia el tipo de ruleta a la que se enfrenta, bien puede ser una ruleta francesa con un solo 0 o puede ser una ruleta americana con 0 y 00. En cualquiera de las dos situaciones el jugador ha de tomar la decisión de participar o no. Recordamos que en la ruleta americana el margen para la casa es mayor que en la europea, un 5,26% y un 2,70% respectivamente. Por tanto se recomienda jugar en ruletas de un solo 0 y con tapete americano a ser posible por la comodidad que otorga a la hora de desarrollar el juego.

Otro aspecto importante antes de nada es observar si se nos indica que normas están activas en ese momento; mientras que en una ruleta europea podemos encontrar la norma "en prisión" y "la partage", en una ruleta americana cabe la posibilidad de encontrar activa la norma "surrender". Una vez que nos hayamos decidido sobre que ruleta queremos apostar hemos de adquirir las fichas, en algunos casos las podremos adquirir en la propia mesa de mano del crupier y en otras tendremos que pasar por caja para canjear nuestro dinero por fichas.

Las mesas de ruleta de los casinos están custodiadas por los crupieres, que son los encargados de que el juego se desarrolle de manera correcta, así como de realizar los pagos y llevar a cabo la recogida de apuestas que han resultado perdedoras.

Normalmente es preferible optar por fichas de colores con el fin de evitar confusiones a la hora de realizar apuestas en mesas donde haya varios jugadores. Las fichas que obtenemos en la caja, las denominadas fichas de valor, reciben este nombre debido a que el conjunto de fichas que nos dan tiene como suma el valor por el cual las hemos canjeado.

Una vez que tenemos nuestras fichas ya podremos realizar las apuestas que deseemos, para ello hemos de colocar las fichas sobre la parte de la mesa correspondiente. En la ruleta podemos optar por apuestas sencillas del tipo rojo o negro, par o impar y falta o pasa, también podremos apostar por docenas, seisenas, columnas, filas, conjuntos de dos o cuatro números y por último apostar de pleno sobre un solo número. Evidentemente cuanto más arriesgada es la apuesta mayor compensación económica tiene.

Para realizar una apuesta en una mesa de ruleta, tan solo hemos de colocar nuestra apuesta en forma de fichas sobre el lugar indicado en la mesa. Podemos realizar las apuestas siempre que el crupier nos lo indique, incluso con la bola en movimiento se podrán realizar apuestas hasta que lo indique el crupier. Una vez que la bola se detiene, el crupier lo anuncia y se realizan los pagos correspondientes si alguna apuesta sobre la mesa resulta ganadora.

En el caso de jugar con fichas de colores, las cuales tienen el valor mínimo establecido por el casino o sala de juego, los pagos de premio se realizan con fichas del mismo color. En el caso de querer realizar apuestas grande con fichas de colores, hemos de comunicárselo al crupier, el cual nos facilitará fichas de nuestro color con mayor valor. Si deseamos dejar de jugar podemos canjear nuestras fichas en la propia mesa, para ello el crupier nos entregará el valor de nuestras fichas de colores en fichas de valor. Si jugamos con fichas de valor, podremos retirarnos cuando deseemos sin realizar canje de fichas con el crupier.

En el tapete americano las apuestas la realizan los jugadores con la mano mientras que en los tapetes franceses se utiliza un rastrillo por parte de los crupieres para realizar las apuestas que soliciten los jugadores.