Ruleta: Límites Mínimos y Máximos en las Apuestas

Las apuestas máximas y mínimas en los casinos pueden variar en función del casino, aunque por norma general todos guardan los mismos principios respecto a las apuestas mínimas. En todos los casinos del mundo las fichas mínimas corresponden a la unidad monetaria, es decir, 1$, 1€ por ejemplo. Los casinos disponen de mesas con diferentes niveles de apuestas.

Las mesas de ruleta con las apuestas más bajas suelen establecer la apuesta mínima en 5 unidades monetarias. Al realizar las apuestas en la ruleta, la apuesta mínima nunca se podrán separar si las apuestas que se realizan son del tipo suertes sencillas; rojo o negro, par o impar y alto o bajo. Si deseamos realizar algún tipo de apuesta de proporción 1:1 (suertes sencillas) se deberá apostar al menos la apuesta mínima.

En el caso de que deseemos realizar cualquier tipo de apuesta interior, podremos distribuirlas el importe de la apuesta mínima como queramos y no es necesario poner la cantidad total de la apuesta mínima en un mismo número. Por ejemplo, imaginemos que la apuesta mínima es de 5€, es posible apostar a cinco números diferentes con una ficha de 1€ en cada uno, o también apostar 2€ a un número y 3€ a otro. Existen múltiples combinaciones siempre y cuando se respete la regla de la apuesta mínima de los casinos.

Referente a los límites máximos de apuestas, la máxima apuesta que muchos casinos permiten es de 500 veces la apuesta mínima. No se podrán realizar apuestas mayores a dicha cantidad. Puede suceder que determinados casinos y salas de juego, previa consulta con los responsables, permitan realizar apuestas esporádicas por cantidades mayores de dinero, pero no suele ser lo normal.

Este límite superior condiciona notablemente las estrategias que hemos comentado en otros artículos referentes a métodos existentes para vencer a la ruleta, véase el "Martingale", el "GranMartingale" o el método "D´Alembert". En dichos métodos que se crearon con el fin de vencer a la ruleta mediante sistemas de apuestas, el hecho de que el límite se sitúe en 500 unidades monetarias provoca que no se puedan llevar a cabo de manera satisfactoria debido a que al tener que duplicar apuestas en caso de perder, llega un momento en el que resulta imposible apostar la cantidad necesaria para seguir la estrategia y el sistema resultaría ineficiente.

Los casinos han de mostrar en cada una de las mesas, el límite de apuesta, tanto máximo como mínimo que se permite a la hora de jugar, de esta manera el desarrollo del juego será más dinámico y los jugadores tendrán toda la información que necesitan completamente disponible.