Diferencias entre la Ruleta Francesa y la Ruleta Americana

Cuando hablamos de las ruletas que albergan los casinos podemos diferenciar claramente dos tipos, la ruleta europea y la ruleta americana. Mientras que la primera de ellas contiene un 0 la segunda posee 0 y 00. Esta es la principal diferencia entre las ruletas francesas y americanas.

La presencia de la casilla 00 provoca que el margen del casino aumente considerablemente, pasando de un 2,7% en las ruletas de un 0, a un 5,26% en las ruletas de 0 y 00. Por tanto es más beneficiosa para el jugador la ruleta francesa que la ruleta americana, debido a que la americana cuenta con una mayor ventaja. Las mesas de juego son diferentes, mientras que la de ruleta francesa es de mayor tamaño debido a que el tapete es más grande, la americana posee un tapete de menor tamaño.

Las mesas de ruleta americana son sencillas, de un tamaño pequeño y con un solo crupier, el cual realiza todos los movimientos, lanzamientos, cobros de fichas perdidas y pagos de premios. En el caso de que la mesa se llenase, entra en acción un segundo crupier con el fin de agilizar, controlar y ayudar al desarrollo del juego. Esta situación rara vez se da debido a que en Estados Unidos se decantan más por otros juegos. El cambio de fichas lo da el propio crupier en la mesa y las apuestas se realizan con la mano. Cuando está un solo crupier puede llegar a realiza un total de 90 lanzamientos por hora, con dos crupieres, organizándose las tareas pueden llegar a realizar hasta un total de 120 lanzamientos a la hora.

Las órdenes las da el crupier y la bola es lanzada por él mismo, cuando se detiene, el crupier canta el número sin especificar color o posición, alta o baja, en el tablero. A continuación coloca un tubo de plástico llamado "dolly" sobre la casilla del número ganador. El crupier de mesa americana rara vez ayuda a los jugadores a realizar sus apuestas ya que como mencionamos antes la mesa americana es de reducidas dimensiones y el acceso a las apuestas está al alcance de cualquier jugador presente en la mesa. Durante el juego se ha de permanecer en silencio y la comunicación entre el crupier y los jugadores es mucho menor que la que existe en otros muchos juegos que ofrecen los casinos.

La ruleta francesa se juega en mesas más grandes y custodiadas por un grupo de crupieres. Uno de los crupieres mantiene un rastrillo con el que maneja las fichas, otorga premios y recauda apuestas perdidas por los jugadores.En el tapete de la ruleta francesa, las inscripciones están escritas en francés y la distribución es diferente que la mesa americana. En la americana se sitúan todas las apuestas externas a la izquierda de las columnas y tan solo son las apuestas por columnas las que se sitúan debajo de éstas. En la francesa las apuestas externas están situadas a ambos lados del bloque central de tres columnas. Durante algún tiempo existía el problema del idioma ya que no todos los jugadores que acudían a casino y salas de juego en donde el crupier era francés sabían hablarlo, lo cual provocó problemas en la comunicación y hubo quejas. Ante esta situación muchos casinos decidieron facilitar la estancia unificando todo al idioma anglosajón.

Hoy en día, el idioma no es un problema para asistir y disfrutar en una mesa de ruleta, ese toque glamuroso y de esnobismo que se trataba de dar con los crupieres de habla francesa ha dejado paso a crupieres que dominan incluso varios idiomas con el fin de que todos los jugadores se sientan cómodos y puedan jugar de manera relajada.

El tema de las fichas es otro asunto a tener en cuenta en las diferencias de ambos tipos de casino, mientras que los casinos americanos ofrecen a cada jugador un color de ficha diferente con el fin de que se puedan distinguir claramente las apuestas de cada jugador, los casinos europeos otorgan fichas del mismo color a cada uno de los jugadores lo cual puede llevar en caso de masificación en la mesa a incómodas confusiones. En los casinos americanos las fichas que le otorgan a cada jugador son las de mínimo valor y si desea fichas más altas ha de solicitarlas.

La dinámica del juego europeo es más lento que el americano ya que en las mesas de tapete francés el crupier utiliza un rastrillo para distribuir premios y recoger de la mesa las fichas perdedoras. Para que nos hagamos una idea, una mesa europea puede realizar 30 lanzamientos en una hora, si la mesa está muy concurrida, se puede llegar a ralentizar hasta los 15 lanzamientos por hora.